Puerto Rico: 5 lugares que te enamorarán

Conocida como La Isla del Encanto, Puerto Rico, hace honor a su nombre. Aunque oficialmente es territorio norteamericano, la islita, así llamada por los locales, tiene alma latina y libre.


Puerto Rico, bien mirada, es un destino de vacaciones -o de vida- que tiene casi de todo, menos frío. De norte a sur, y de este a oeste, la isla ofrece lugares históricos, ecosistemas de bosques húmedos tropicales y bosques secos; montañas y planicies. Pero, si en algo es rica la islita es en mar y majestuosas playas que encierran leyendas y secretos que algunos no quieren desterrar. Y todo, absolutamente todo, regado con toneladas de sol, salsa, sabor y sonrisas.

¿Qué se puede hacer en Puerto Rico? ¿Qué hay que visitar?

La isla es pequeñita pero muy resultona. Tiene atractivos naturales, culturales, históricos y humanos suficientes para dejarte con ganas de más. Para empezar a abrir boca, te contamos algunos de los lugares que deberías visitar, y disfrutar, sí o sí.


El Viejo San Juan.

Lleno de encanto con sus calles adoquinadas, coloridos edificios, plazas escondidas, iglesias antiguas y robustos fuertes, visitar el Viejo San Juan es hacer un viaje al pasado. A través de su arquitectura bien conservada, se puede disfrutar del auténtico sabor colonial español.

El Viejo San Juan es una isleta de tamaño reducido que, con un poco de prisa, podría recorrerse en unas horas. Sin embargo, al apresurar la visita, te estarías perdiendo lo mejor. El Viejo San Juan hay que saborearlo despacio, a pleno sol y de noche y, si es posible, durante un par de días como mínimo. 

Hay que sentarse en algunas -o varias- de las terrazas que pueblan sus calles y observar el trasiego de locales y turistas; comer sin prisa en alguno de sus restaurantes y probar los platillos locales; sentarse en un banco mirando al mar e imaginarse el ruído de los cañones españoles intentando ahuyentar a los piratas invasores; y pasear con calma por la Fortaleza del Morro, tan ansiada y deseada por Sir Francis Drake, el pirata inglés que se enamoró del oro,la plata y del licor de la isla.

Atracciones casco histórico Viejo San Juan de Puerto Rico: La Fortaleza (Palacio de Santa Catalina), Fuerte de San Felipe el Morro, Plaza de Armas, Castillo de san Cristobal, Paseo de la Princesa, Catedral de San Juan, el Cementerio de San Juan, Puerta de San Juan y Calle Fortaleza.

Aquí podrá admirar el sitio histórico mejor conservado de la Isla durante los tiempos del dominio español. El Viejo San Juan es una isleta donde podrá ver la arquitectura colonial española, las calles adoquinadas, bellas plazas, iglesias antiguas, museos y los espectaculares fuertes del Castillo San Felipe del Morro y el Castillo San Cristóbal, los más antiguos y más grandes de las Antillas.

El Viejo San Juan fue declarado en el 1983 por las Naciones Unidas como tesoro de la humanidad. La isleta fue fortificada por los españoles en el siglo XVI y XVII para protegerla tanto a ella como a las otras posesiones españolas del Caribe de los ataques de corsarios y piratas. Una gran muralla protegía la ciudad y se entraba a ella por cuatro enormes puertas de las que se conserva una de ellas. Algunas películas de Hollywood como Pirates of the Caribean 4 y Amistad fueron filmadas en los fuertes españoles. La entrada a ambos fuertes es de $5.00 adultos y gratis para niños hasta los 16 años.  - See more at: http://www.univisiontarjeta.com/tu-comunidad/5-destinos-que-tienes-que-visitar-en-puerto-rico/#sthash.gcc8tpe5.dpuf
Isla Culebra y Playa Flamenco.

Puerto Rico es agraciada en playas de arena blanca y aguas turquesas. Hay para elegir por los cuatro costados pero, puestos a elegir, ¿por qué no escoger el paraíso? Personalmente, yo encontré mi edén en Playa Flamenco, en isla Culebra. Hay más playas en la isla, lo sé, pero como lo que buscaba era paz y relajación... ¿para qué buscar más? 

Playa Flamenco amansó mi nervio aventurero y explorador. Era como si su perfección me hubiera hipnotizado y seducido. Exagerado o no, en áquel momento, Playa Flamenco se convirtió en el amor de mi vida; uno de esos que te dan todo lo que necesitas y ya no tienes que seguir buscando.

Si visitas Isla Culebra, te recomiendo encarecidamente uses la avioneta como método de transporte. Es algo más cara, pero realmente merece la pena. Sobrevolar Puerto Rico y sus islas a baja altura es un espectáculo para los sentidos. Hazme caso, no te arreentirás. Eso sí, aunque resulte obvio decirlo, hazlo de día. Ah, y si tienes oportunidad, pregúntale a algún local qué hacen varados en la playa dos tanques del ejército americano

Bosque Nacional el Yunque.

Desde su cima, en un día soleado y sin nubes, se puede observar casi toda la islita. Solo por eso merece la pena hacer esta excursión. El Yunque es, además, el único bosque lluviosoo tropical de los Estados Unidos, y uno de los más conocidis del mundo.

De origen Taíno (habitantes precolombinos de la isla), significa Tierra Blanca, y fue  oficialmente fundado en 1876 por el Rey Alfonso XII de España. Su vegetación es muy variada y cuenta con, al menos, 20 tipor de orquídeas. 

El bosque húmedo se puede recorrer gracias a senderos recreativos y caminos. Algunas áreas de El Yunque están especialmente protegidas por razones de recuperación y conservación. Como consejo, pues mirar bien la previsión del tiempo y elegir un día soleado para disfrutar lo máximo de este regalo de la naturaleza.

Bahía bioluminiscente (Bio Bay) de La Parguera, en Lajas.

La Bahía bioluminiscente de La Parguera es un lugar donde el agua cambia de color cuando la mueves. La mejor forma de comprobarlo es metiéndote en el agua que, además, está calentita y es un placer. El origen de los colores ha dado lugar a numerosas leyendas, aunque en realidad es causado por el clima subtropical, los nutrientes de los manglares, su emplazamiento geográfico y por los dinoflagelados, en concreto Pyrodinium bahamense.

Si visitas La Parguera, pueblo pescador, no dejes de comerte un pargo recién capturado. Sí, acabas de adivinarlo: la Parguera le debe su nombre a la abundancia de este tipo de peces en la zona.

Museo de Arte de Ponce.

No todo es playa y naturaleza en Puerto Rico. Nunca está de más hacer una parada histórica y cultural. El Museo de Arte de Ponce es uno de los museos más grandes y reconocidos de todo el Caribe. Con más de tres mil piezas, destaca por las colecciones de pintura española, inglesa, italiana y latinoamericana.

Un cuadro que me encanta y que está allí es Sol ardiente de junio, del pintor Lord Frederick Leighton.


¡Muy importante! Si vas  a Puerto Rico, llévate muuuuchas pesetas.

Antigua colonia de España (1492 - 1898), Puerto Rico paga en dólares pero piensa en pesetas. Por ejemplo, cualquier turista necesitará algunas pesetas para hacer una llamada de teléfono en la calle, para comprar unas chucherías, o para pagar el parking del automóvil. Las pesetas en Puerto Rico se utilizan para todo, y son muy útiles. Cuántas más se tengan, mejor. Bueno, quizás deberíamos explicar que los boricuas llaman peseta a la moneda de 25 centavos de dólar. Eso aclara las cosas, ¿verdad?


Si eres mochilera y quieres ver cómo funciona el transporte público en Puerto Rico, puedes visitar este link.




Comparte en Google +
¡Hola! Soy Isabel y mi pasión es cruzar fronteras: físicas y metafísicas. Mi filosofía de vida es clara: invertir en ser, no en tener. Nací en Madrid y me siento en casa allá donde reposo mi equipaje. Viajar, explorar y recolectar experiencias y emociones es una necesidad vital; y es que me fascina esta pelota verde y azul en la que vivo. Voy a contarte mis vivencias para intentar transmitirte mi pasión por los viajes.

1 comentarios :