San Patricio: Verde que te quiero verde

Cada 17 de marzo Irlanda, y medio mundo más, se viste de verde. ¿Por qué? ¿Qué se celebra realmente?

San Patricio es una de las fiestas nacionales, la de Irlanda, que más fronteras ha cruzado. Desde su tierra natal a Nueva York, pasando por Japón, Australia, España y una lista muy larga de países, nunca antes un santo había conseguido que se celebrara su muerte bebiendo toda la cerveza posible y con estrafalarias ropas verdes.

Detrás de esta lúdica celebración hay, no obstante, una historia íntimamente ligada con la religión católica y con la política, con el deseo de libertad e independencia.

¿A qué se debe tanto trébol verde?

El trébol está asociado a la suerte y, en la actualidad, durante las celebraciones del Día de San Patricio, la gente se la desea a toneladas. Sin embargo, esta costumbre está alejada de su significado inicial. La leyenda cuenta que el santo utilizaba un trébol verde de tres hojas para explicar a los clanes paganos de Irlanda (¡me encanta como suena lo de clanes paganos!) el Misterio de la Santísima Trinidad

Los irlandeses de entonces no acababan de entender eso del tres en uno y San Patricio, con muchas dosis de paciencia e ingenio, les explicaba que Dios es uno solo y que en Él hay tres personas: Padre, Hijo y Espíritu Santo. No tenemos claro si los irlandeses, gracias al trébol verde, entendieron el misterio. Pero parece que sí, porque Irlanda es un país con una arraigada Fé Católica.

Por lo que a política corresponde, allá por el siglo XVIII -mucho tiempo há-, los nacionalistas irlandeses, nada contentos frente al dominio inglés, empezaron a llevar el trébol verde en la solapa cada día del año como símbolo de identidad y anhelo de libertad (¡qué simpáticos y romanticones!). Vamos, que llevaban un trébol verde en la solapa durante todo el año. Y fue así que el trifolium (trébol en latín) una hierba bastante simple pero bonita se convirtió en el símbolo nacional de Irlanda.

Me he preguntado porqué todo el mundo siempre dice trébol verde, como si los hubiera de otros colores. Y me he dado cuenta de que yo no los haya visto no significa que no existan. Y sí, hay tréboles de otros colores. Por ejemplo el trifoliumm repens, que no es otra cosa que un trébol blanco muy cosmopolita que crece en climas húmedos. Si uno se lo propone, no hay día en el que no aprenda algo nuevo.

Pues eso, ¡viva San Patricio! A reir, a ser felices y a vivir. Desde Mujeres que Viajan os deseamos feliz Día de San Patricio. Y verde, mucho verde. Y no olvidar que, en San Patricio, el trébol y la ropa verde y la cerveza negra.



Comparte en Google +
¡Hola! Soy Isabel y mi pasión es cruzar fronteras: físicas y metafísicas. Mi filosofía de vida es clara: invertir en ser, no en tener. Nací en Madrid y me siento en casa allá donde reposo mi equipaje. Viajar, explorar y recolectar experiencias y emociones es una necesidad vital; y es que me fascina esta pelota verde y azul en la que vivo. Voy a contarte mis vivencias para intentar transmitirte mi pasión por los viajes.

1 comentarios :

  1. Jajaja. Bueno! Feliz Día de San Patricio!

    ResponderEliminar