Busco vuelo barato. Guía para encontrar los mejores precios

Encontrar un vuelo barato no es misión imposible. ¿Quieres saber cómo conseguirlo?



Te hemos preparado una pequeña guía con diez consejos para que compres tu vuelo al precio justo. Si sigues nuestras recomendaciones y te equipas con optimismo y paciencia, seguro que tu destino soñado está más cerca de lo que piensas. Con un poco de empeño y tiempo, podrás encontrar alguna de las cientos de ofertas que las compañías aéreas ponen a disposición de los trotamundos y turistas.

¡Los vuelos baratos sí existen, y están esperando a que los encuentres!


Aquí te dejamos algunos consejos que pueen ayudarte a encontrar vuelos baratos y gangas:


1. Flexibilidad con las fechas de vuelo

El precio de los vuelos fluctúa dependiendo del día de la semana, la época del año y en vacaciones. En Navidades, Semana Santa y verano los precios tienden a aumentar considerablemente.

Es siempre más caro volar los fines de semana que en un día laborable. Los precios también son más competitivos si se viaja justo después de una fiesta. Igualmente, los vuelos a primeras horas de la mañana o a última hora del día, también suelen ser más baratos.

Antes de cerrar tus fechas de viaje, es recomendable que verifiques si volando con un margen de algunos días el precio es menor. Ser flexible a la hora de volar puede ahorrarte una cantidad importante de dinero.


2. Flexibilidad en el destino

En vez de elegir un destino al que es caro volar, se puede optar por otro al que sea más barato llegar. Muchas compañías y buscadores de vuelos te permiten ver los destinos y vuelos más económicos desde tu lugar de residencia. Por ejemplo, Skyscaner, el que más nos gusta a Mujeres que viajan, te permite la opción de seleccionar las fechas de viaje y luego pedirle que te diga a qué destinos es más barato volar.

Estamos acostumbrados a primero elegir dónde queremos ir de vacaciones y luego buscar el vuelo más barato. Hacer lo contrario, decidir nuestro presupuesto de vuelo y luego buscar los destinos que nos podemos permitir, es una de las mejores formas de buscar -y encontrar- un vuelo barato. La aventura es la aventura.


3. Viaja con compañías aéreas de bajo costo

Hace unos años, si queríamos atravesar el océano, no quedaba más remedio que someterse a las tarifas de las compañías aéreas tradicionales. Este panorama ha cambiado muchísimo. Gracias a las low cost, o compañías de bajo costo, el precio que hay que pagar por muchas rutas ha bajado considerablemente. Hoy en día es posible volar entre Europa y Tailandia por menos de 300 dólares por trayecto.

En Europa, estas compañías low cost han florecido y encontramos un buen número de ellas. En América no hay muchas, pero existen. Y en Asia, las low cost han encontrado su paraíso. Uno puede encontrar trayectos entre destinos asiáticos por tan solo 30 dólares.

Volar con compañías de bajo costo, siempre y cuando exista alguna en nuestro país, es una buena alternativa a las compañías tradicionales. Eso sí, hay que tener en cuenta que, por lo general, precios más baratos de vuelos, suelen significar renunciar a ciertas comodidades. Antes de volar con una compañía low cost conviene saber bien los servicios que incluye y los que no. Algunas cobran dinero extra por elegir un asiento, imprimir la tarjeta de embarque o, simplemente, permiten a bordo menos equipaje.

Si quieres conocer las compañías de low cost que existen actualmente, clica aquí.


4. Prueba rutas alternativas

Manu Leguineche, un famoso periodista español, siempre decía que "el camino más corto para encontrarse uno a sí mismo da la vuelta al mundo". Pues con esto de encontrar vuelos baratos a veces sucede lo mismo.

Por increíble que parezca, en ocasiones es más caro un vuelo directo que uno que haga distintas escalas en distintas ciudades. Por ejemplo, si quisiéramos volar a Amsterdam, podría ser más barato primero llegar a Londres y de allí volar a Amstedam que un vuelo directo a esa ciudad.

Al ser flexibles en los trayectos y duración del vuelo, también estamos abriendo la puerta al ahorro de una cantidad importante de dinero. No siempre es así pero, si buscas un vuelo barato, merece la pena invertir algo de tiempo en buscar rutas alternativas. Ya sabes, menos dinero invertido en el vuelo significa más para gastar en las vacaciones.

5. Elige bien los buscadores de vuelos

No todos los buscadores de vuelos son iguales y ofrecen las mismas tarifas. El mismo vuelo a la misma ciudad y en las misma fecha puede llegar a costar unos cientos de dólares más en función del buscador con el que estemos trabajando.

¿Cuál es el mejor buscador? En cada país y continente hay buscadores que resultan más baratos que otros. Lo mejor es comparar vuelos en varios y elegir el que mejor precio nos haga. Y hay que tener en cuenta que muchos buscadores no incluyen entre sus búsquedas a las compañías low cost, por lo que además de comparar entre varios, hay que ir directamente a la compañía de bajo costo y ver qué oferta nos hace.

¿Qué buscador utiliza Mujeres que viajan? Pues hace tiempo utilizábamos mucho Expedia y Edreams, aunque siempre comparábamos. En la actualidad Skyscanner se ha convertido en nuestro gurú para encontrar vuelos baratos. Skyscanner busca entre los buscadores y te dice qué precio ofrece cada uno de ellos para tu destino. Hay que tenerlo en cuenta.

6. Programas de viajero frecuente

Los programas de viajero frecuenteste permiten acumular puntos o millas que se pueen cambiar por vuelos gratis, regalos, mejora de las condiciones del vuelo (equipaje, etc.). Casi todas las compañías tradicionales de vuelos tienen su propio programa de fidelización de pasajeros y, alternativamente, pertenecen a grandes alianzas mundiales como Oneworld, Star Alliance o Skyteam.

Pertenecer a un programa de viajero frecuente implica poder tener acceso a los beneficios no solo en nuestra compañía aérea, sino en todas aquellas que pertenezcan a la misma alianza.

¿Cómo se consiguen los puntos o millas para volar gratis? Cada compañía tiene sus propias reglas pero, por lo general, siempre se pueden conseguir al volar y comprar con tarjetas de crédito asociadas a la compañía. Cuanto más se vuela y más se compra... más puntos para seguir volando. La ecuación es fácil. Tener las tarjetas de fidelización es gratis, nosotras recomendamos darse de alta en, al menos, una de las compañías de cada una de las tres principales alianzas. Con eso no dejaremos escapar ni una milla.

7. ¿Qué quieres pagar por un vuelo?

La búsqueda del vuelo más barato puede llegar a ser un proceso algo estresante y que no tiene fin. A veces, por esperar a la súper ganga, hemos tenido que pagarlas caras.

Para racionalizar el uso de tiempo y esfuerzo que invertimos en la búsqueda du un vuelo, a veces, entre los otros consejos que os hemos dado, funciona establecer un precio justo.

Esto es, después de buscar alternativas y saber aproximadamente cuál es el precio de un vuelo en temporada baja y en temporada alta, tomamos la decisión de fijar el precio máximo que estamos dispuestos a pagar por trasladarnos a un destino particular. Por ejemplo, si queremos hacer un Bogotá - Miami podemos decidir que no pagaremos más de 200 o 300 dólares. entonces, al encontrar un vuelo inferior a esta cantidad, ya habremos encontrado un vuelo justo y podremos comprarlo con la conciencia de que hemos hecho un buen negocio. Esperar a encontrar un vuelo de 100 dólares podría generarnos mucho estrés, pérdida de tiempo y, en el peor de los casos nunca encontrarlo que la oferta que encontramos inicialmente haya subido de precio.

8. Suscripciones a mail de compañías y buscadores

Muchos buscadores y compañías aéreas nos piden que nos suscribamos a sus email para recibir actualizaciones sobre ofertas y vuelos baratos. Lo cierto es que si lo hacemos con cada una de las compañías y buscadores, nuestra bandeja de entrada se llenará de emails que al final no leeremos.

¿Qué podemos hacer para estar al día de las ofertas sin que nuestro mail se colapse? Nosotras hemos resuelto la situación concentrando todas nuestras esperanzas en unos pocos buscadores y, especialmente, en airfarewaychdog, un buscador inteligente en el que vamos cancelando y dando de bajas búsquedas de destinos que nos interesan y al que podemos decir que nos mande email solo si encuentra vuelos por debajo de un precio determinado.

Lo que también hacemos es activar las alertas en buscadores meses antes de volar y luego, una vez que hemos encontrado y comprado el vuelo barato, darlas de baja.

9. Reserva el vuelo con antelación

Las tarifas aéreas suelen ir incrementando de precio, pero hay un momento dulce en el que las compañías bajan el precio por cuestiones dde demanda.

Esperar hasta el último minuto no es buena idea para conseguir un vuelo barato, pero tampoco lo es comprarlo con excesiva antelación.

Entonces, ¿cuándo es el mejor momento para comprar el vuelo? La mejor época para comprar un vuelo es entre seis y ocho semanas antes de la fecha prevista de viaje. Si viajamos en época alta, como vacaciones de navidad o agosto, entonces tendremos que hacerlo, al menos, tres meses antes.

10. Paciencia

Ser paciente te ayudará a encontrar el vuelo más barato. A veces, una ganga se hace esperar, pero no es imposible. Ahorrarse dinero en vuelos exige destreza y perseverancia. Seguir los pasos que te hemos dicho te ayudará muchísimo pero, ademá, necesitarás tiempo y paciencia. Mucha paciencia.

Debes decidir si ahorrate unos dólares compensará el tiempo que tendrás que dedicarle a la búsqueda del vuelo barato. A nosotras sí. ¿Y a ti?





Comparte en Google +
¡Hola! Soy Isabel y mi pasión es cruzar fronteras: físicas y metafísicas. Mi filosofía de vida es clara: invertir en ser, no en tener. Nací en Madrid y me siento en casa allá donde reposo mi equipaje. Viajar, explorar y recolectar experiencias y emociones es una necesidad vital; y es que me fascina esta pelota verde y azul en la que vivo. Voy a contarte mis vivencias para intentar transmitirte mi pasión por los viajes.

0 comentarios :

Publicar un comentario