Viajar sola tiene beneficios y ventajas ¿Sabes cuáles son?


Viajar sola (o solo) es una de esas cosas que todos deberíamos hacer, al menos, una vez en la vida. Cuando superamos los temores y miedos, nos damos cuenta de que es mucho más fácil de lo que pensamos; e infinitamente más gratificante. El único peligro está en querer volver a repetir la experiencia.

¿Es bueno viajar sola? ¿Es peligroso viajar sin compañía? ¿Por qué las personas viajan en solitario? ¿Acaso no es aburrido? Si te haces alguna de estas preguntas, o si eres una aventurera empedernida, este post es para ti.

Ventajas y beneficios de viajar sola (solo)

Experimentas una nueva forma de libertad
No hay dos personas iguales, por mucho que lo intentemos. Eso significa que tampoco hay dos viajeros iguales. Al viajar con compañía, lógicamente, tenemos que atender también las necesidades y gustos de los compañeros de viaje. Eso significa renunciar, a veces, a nuestros propios planes. ¿Sabes qué? Ese problema desaparece al viajar sola. Tu instinto y tus ganas deciden qué hacer, cómo y cuando. Puedes cambiar de planes sin tener que dar explicaciones, o enfadar, a nadie. Es muy gratificante, una sensación de libertad que pocas veces se puede experimentar.

Miras al mundo con otros ojos
Hacer un viaje en solitario ayuda a agudizar todos nuestros sentidos. Prestamos más atención a cada detalle que si viajáramos con amigos. Muchas veces, la conversación  y la distracción que los conocidos nos proporcionan, también nos alejan de absorber todas las experiencias por las que estamos pasando. En vez de buscar refugio en los compañeros de viaje, al viajar solas, no nos queda otra que zambullirnos en la realidad y el presente. Te aseguro que el mundo dejará de intimidarte y, de regreso a casa, te darás cuenta de que miras todo con otros ojos. Con una mirada más sabia.

Conoces gente nueva con tus mismas inquietudes
Cuando viajas sin compañía, enseguida te das cuenta de que no estás sola. Por el camino encuentras muchas personas que, como tú, han emprendido el viaje en solitario.  Al no tener conocidos alrededor, te será más fácil entablar conversación, y amistad, con esos viajeros que vas encontrando a tu paso. Te sorprenderá y alegrará conocer a gente con la que compartes afinidades como la de trotamundear. Y si no fuera así, su punto de vista distinto sobre las cosas, te enriquecerá enormemente. Por experiencia te digo que cuando una mujer decide viajar sola, en realidad es difícil hacerlo. El camino te brinda, una y otra vez, personas interesantes con las que compartir viaje o, al menos, un tramo de tu aventura. Quien sabe, es hasta posible que te enamores.

A esos desconocidos que se van agregando a nuestra experiencia vital yo los llamo ángeles del camino. ¿Por qué? Pues porque aparecen de la nada, cuando no los buscas, y compartir con ellos, aunque sea un tramo del camino o unas horas, siempre resulta enriquecedor y positivo

¿Necesitas un ejemplo? El año pasado viajé a Patagonia y conocí a alguien que se unió a mis planes. Quise hacer un trekking por El Chaltén. Si no hubiera sido porque él decidió acompañarme, seguro que, ante las dificultades del ascenso por la nieve y el hielo, me hubiera dado la media vuelta. Pero ése ángel del camino no se separó ni un segundo de mi torpe avanzar. Consiguió que cumpliera mi objetivo y hasta que me animara a caminar sobre un lago helado. Él fue mi ángel de la Patagonia.

En República Dominicana, sin embargo, fui yo quien se unió a los planes de un desconocido que ahora es amigo. Gracias a Dani, además de pasarlo genial y hacer muchas cosas, me lancé al vacio por los 27 Charcos en Damajagua, saltando de cascada en cascada.  Vamos, os aseguro que sin mi ángel del camino, ni se me hubiera ocurrido tener esa aventura. ¡Gracias Daniel!

Desconectas mentalmente de la rutina y de los problemas
Hay muchas razones para viajar, y una de ellas es, casi con total seguridad, alejarse temporalmente de la rutina, del día a día y del entorno conocido. La mala noticia es que, al viajar con amigos o familiares, te estás llevando parte de esa rutina contigo. Es inevitable que, por mucha excitación que brinde el viaje, no se haga mención a lo que intentamos olvidar durante una temporada y retomemos temas comunes. La forma más eficaz de desconectar de todo es, lo adivinas bien, viajando sola.

Creces como persona y te conoces mejor

Las mujeres que viajan adquieren súper poderesTe sorprenderá descubrir a tu "nueva yo" mientras viajas. Te darás cuenta de que dejaste el miedo atrás, y que los temores se convirtieron en nuevos retos que te emocionan. Estar con una misma y tener que relacionarse con situaciones y personas desconocidas, te descubrirá un nuevo mundo interior: el tuyo. Aprenderás que eres mucho más fuerte e independiente de lo que imaginabas, y  que tenías recursos y habilidades escondidos que no pensabas que poseías.

Viajar sola te obliga a abrirte al mundo. Y a confiar. Una aprende a salvar obstáculos con mucha alegría y optimismo. Son las reglas del juego. Personalmente, me encantó exerimentar que, a medida que iba creciendo la confianza en mí misma y en los demás, el mundo parecía más grande, más sencillo y mucho más atractivo. Hasta los idiomas dejan de ser un problema si practicamos buenas dosis de paciencia y buen humor.

Si nunca has viajado sola (solo), ni te imaginas la cantidad de cosas buenas y emocionantes que te están esperando.

Si tienes miedos o dudas, escríbenos e intentamos ayudarte.

Como siempre, Mujeres que Viajan te desea ¡buen viaje! 
Comparte en Google +
¡Hola! Soy Isabel y mi pasión es cruzar fronteras: físicas y metafísicas. Mi filosofía de vida es clara: invertir en ser, no en tener. Nací en Madrid y me siento en casa allá donde reposo mi equipaje. Viajar, explorar y recolectar experiencias y emociones es una necesidad vital; y es que me fascina esta pelota verde y azul en la que vivo. Voy a contarte mis vivencias para intentar transmitirte mi pasión por los viajes.

0 comentarios :

Publicar un comentario