Consejitos para sobrevivir en Carnavales

 
La vida es un carnaval, Celiz Cruz tenía razón. Pero, por si no tuviéramos suficiente con el día a día, ¡queremos más!. Rio de Janeiro, Santa Cruz de Tenerife, Venecia, Oruro... sea cual sea al carnaval que decidas asistir, aunque sea el de tu pueblo, hay unos consejitos que te aydarán a disfrutarlo, que la vida es una hermosura y hay que vivirla.

1. Disfrázate con cariño. Vamos, que te trabajes un poquito el disfraz. Que si has decidio disfrazarte, lo hagas a lo grande, y no poniéndote a última hora una horripilante peluca y unas grandes gafas con brillitos. ¡Que esas cosas se notan! Hay que tomarse la fiesta muy en serio y no ofenderla.

2. Organización, por favor. Los carnavales duran lo suyo y está claro que no podremos ver todo lo que sucede pero, si utilizamos la palabra mágica "organización", ampliaremos nuestras opciones. Investiga un poquito el programa con todas las actividades, señala las que más te interesen y actúa en consecuencia. Vamos, que si pretendes asistir a un eventu matutino, acostarse a las 6 de la mañana ese mismo día no es buena fórmula. Eso sí, siempre hay cuerpos que lo resisten todo...

3. Seguridad. Pásatelo bien, celebra, pero con seguridad. ¿Y eso cómo se hace? 
  • Cuida de tus efectos personales y mantenlos controlados en todo momento.
  • No vayas al carnaval con maletas o pesadas mochilas que al final acabarás dejando en cualquier lugar que crees seguro (y probablemente no lo sea). Recuerda que menos es más.
  • No pierdas el contacto con tus amigos. En caso de que decidas no llevar tu smartphone, por si acaso, establecer un sistema para encontraros en caso de necesidad. O también puedes llevarte un teléfono antiguo que ni el más ladronzuelo querría.
  • Si ves situaciones raras... aléjate. Si tu instinto te dice que algo no va bien... haz lo mismo.

4. La salud es lo primero.  Las aglomeraciones, por lo general, nos exponen a ciertos riesgos para la salud. Si los conoces, se pueen evitar. Ya sabemos que es mejor prevenir que curar así que...
  • No te vayas a la cama sin desmaquillarte y tu piel te lo agradecerá (las sábanas también).
  • Evita deshidratarte tomando líquidos frecuentemente. No, las bebidas alcohólicas no cuentan en este caso. Bebe agua o zumos y podrás continuar la fiesta hasta que le cuerpo aguante. Los médicos aconsejan beber misma cantidad de agua que de alcohol (si tomas alcohol)
  • No tomes alcohol con el estómago vacío. Come pero ten cuidado con los alimentos expuestos en la vía pública para evitar problemitas gasrointestinales. 
  • Si bebes, no conduzcas. Que parece obvio pero a algunos todavia les cuesta...
  •  Tu líbido está descontrolada. Bien... ¡póntelo, pónselo! utiliza preservativos y la cabeza, o podrías regresar a casa con una ETS (Enfernedad de Transmisión Sexual). No vaya a ser que en vez de cantar. llores.
  • ¿Carnavales bajo el sol? ¡Facil! Utiliza protección solar, mantente hidratado 
La cosa de mantener la salud en carnavales, así escrito, parece complicada, pero no lo es. Bebe agua, come alimentos seguros, protégete del sol y... si bebes, no conduzcas

 5. Cuida y respeta tu entorno. Que tu vayas a pasártelo en grande no significa que tu entorno tenga que sufrir. Intenta cuidar un poquito el lugar en el que bailas. Por muy arriba que estés, no tires cosas al suelo, haz tus cosas en un baño y no en cualquier esquina, no derroches agua innecesaria... Vamos, no hagas esas cositas que no harías en tu casa y piensa en aquellas personas que, una vez acabada la fiesta, tienen que desarrollar su día a día en ese lugar. Recuerda que los mayores y los niños también se divierten en carnaval, respétalos.

6. Disfruta. Como dice el dicho: Aquello que decidas hacer, disfrútalo. Así que, ríe, canta, baila, haz amigos, enamórate...


Y si te faltan ideas para disfrutar del Carnaval... ¿por qué no te animas y haces un viajecito a alguno de los mejores carnavales del mundo? Los 5 peores Carnavales del mundo (si tienes ganas de tranquilidad)






Comparte en Google +
¡Hola! Soy Isabel y mi pasión es cruzar fronteras: físicas y metafísicas. Mi filosofía de vida es clara: invertir en ser, no en tener. Nací en Madrid y me siento en casa allá donde reposo mi equipaje. Viajar, explorar y recolectar experiencias y emociones es una necesidad vital; y es que me fascina esta pelota verde y azul en la que vivo. Voy a contarte mis vivencias para intentar transmitirte mi pasión por los viajes.

0 comentarios :

Publicar un comentario