Viajar y menstruación: mantenerse cómoda y segura




Viajar es divertido. Pero si eres una mujer viajera, seguro que has tenido que enfrentarte a las siguientes preguntas: ¿qué hago con la menstruación mientras viajo? ¿qué productos de higiene son los mejores? ¿qué hago si no tengo acceso fácil a un baño?

Viajar durante la menstruación plantea ciertos retos a las aventureras, especialmente porque no solo hay que tener en cuenta los productos higiénicos que utilizaremos, sino también el entorno en el que nos encontraremos durante los días del periodo.

Personalmente me he encontrado con situaciones variadas y, con el paso del tiempo y la experiencia, he llegado a encontrar una especie de método que facilita mis viajes durante la menstruación.

¿Qué factores hay que tener en cuenta cuando viajamos con la menstruación?

Viajes cortos o de larga estancia
No es lo mismo viajar durante un par de semanas que hacerlo durante meses. A efectos de menstruación, nos enfrentarnos a uno o varios periodos en función del tiempo que se prolongue nuestro viaje. Tendremos que planificar en consecuencia, junto a otros factores, para ver si necesitamos llenar la maleta o la mochila con más o menos productos higiénicos.

Muchas viajeras prefieren no llevar este tipo de productos e intentar conseguirlos en su lugar de destino cuando los necesitan. Como todo, dependerá de cada una. Nosotras tomamos la decisión en función de todos los factores que os comentamos a continuación. En el caso de decidir llevar con nosotras todo lo necesario, nos alegramos pensando que son productos que no pesan mucho y que, aunque ocupan espacio, a medida que los utilizamos van dejando espacio libre en nuestro equipaje.

Claro, si tienes previsto dar la vuelta al mundo durante un año o más, llevarlo todo contigo será muy complicado pero como buena trotamundos, sabes que la aventura es la aventura y que tendrás que adaptarte a lo que vayas encontrando durante tu viaje.

Lugar de destino
Cuando se viaja con la menstruación, el lugar de destino puede tener un alto impacto en nuestro confort y en la necesidad de llevar todo lo que necesitamos desde casa.Esto es importante pues, dependiendo del país, podremos o no tener acceso a los productos que normalmente utilizamos (tampones, compresas, etc.) y a las marcas con las que nos sentimos seguras o estamos familiarizadas.

Por ejemplo, si viajamos a Estados Unidos, con casi total seguridad dispondremos de todo aquello que necesitamos pero, si visitamos un país menos consumista o desarrollado, es posible que no encontremos nuestra marca de tampones o que las compresas tengan un tamaño y grosor que nos parezcan excesivo. En países como Argentina tendrás acceso a todo tipo de productos higiénicos pero quizás, como en el caso de los tampones, no puedas encontrar una de las marcas más conocidas y tengas que adaptarte a los productos de fabricantes nacionales.

¿Consejo? Antes de emprender aventura, si eres de las viajeras que necesitas productos y marcas concretas, asegúrate de que las encontrarás en destino. Una buena fuente de información es navegar en Internet y preguntar en foros de viajes.

Tipo de viaje y entorno
No es lo mismo hacer turismo por una gran ciudad con todas las comodidades que aventurarse por el Amazonas o descansar plácidamente en una playa desierta. La privacidad y el acceso a un aseo o baño será distinto según el lugar en el que nos encontremos durante nuestros días de menstruación. Es algo que debemos tener muy en cuenta y calculado. Además, podríamos anticipar si en esos días del periodo estaremos o no en un entorno con tiendas donde adquirir los productos higiénicos necesarios. Toda mujer viajera debe hacer sus cálculos y, en caso de saber que no podrá adquirir lo que necesita, llevarlo en su equipaje.

Sería buena idea poder planificar la ruta del viaje y evitar lugares con poco acceso a agua corriente o aseos durante esos días, pero como no siempre es posible, habrá que actuar con mayor previsión. Recuerdo cierto día en una playa paradisíaca de Cuba, totalmente desierta, en la que me vino muy bien haber sido precavida y llevar en el bolso compresas, tampones, toallitas íntimas húmedas para la higiene, bolsitas de plástico y gel para limpieza de manos, además de productos para paliar el dolor menstrual.

Menstruaciones dolorosas y viajes
Las mujeres que viajan y tienen menstruaciones muy dolorosas tendrán, además, que asegurarse el acceso a los productos que le alivian el dolor y el malestar. Sea cual sea el método que se utilice para remediar los fuertes dolores –remedios caseros o medicamentos-, es necesario disponer de ellos cuando son necesarios.

Personalmente yo calculo los que puedo necesitar e intento llevarlos conmigo. He descubierto que, por ejemplo, no todas las marcas de antiinflamatorios, son igual de eficaces en mi organismo. Hay unos que consiguen reducir el dolor más rápidamente y cuyo efecto dura más que otros. Por eso, y ante la posibilidad de no encontrar mi “marca” en el lugar de destino, bien porque no la fabrican o porque estoy en mitad de la sabana africana donde no hay tiendas, siempre la llevo desde casa.

¿Qué cantidad debo llevar? En mi caso, calculo la cantidad de producto que necesito para cada día de dolor, y luego lo multiplico por los meses que estaré fuera. Por ejemplo, si durante la menstruación tengo dos días de dolor y necesito tres dosis diarias (pastillas, polvos, etc.) por cada periodo, calculo que necesitaré al menos 6 pastillas. Si voy a estar viajando tres meses, pues entonces necesitaré llevar 18 dosis (3 día x 2 días x 3 meses).

¿Qué producto es el mejor?
Hoy en día, las mujeres tenemos a nuestra disposición distintos productos higiénicos para utilizar durante la menstruación. ¿Cuáles son?
  • Tampones
  • Copa Menstrual
  • Compresas o toallas sanitarias desechables
  • Compresas de tela reutilizables
  • Esponjas marinas
  • Ropa interior absorbente
No hay ningún producto que sea mejor que otro para viajar, pues dependerá mucho de cada mujer y sus hábitos. Además, dentro de cada tipo de producto, hay distintos tamaños y capacidad de absorción.

Cada viajera deberá conocer con antelación a su viaje, cuáles son los productos que mejor se adaptan a sus necesidades. A veces, dependiendo del viaje, es bueno combinar y hacer uso de varios productos. Hasta ahora, los productos para la menstruación más utilizado son las compresas o toallas sanitarias desechables y los tampones. No obstante, productos como la copa menstrual empiezan a ser más conocidos y populares. Hay otros más alternativos, y respetuosos con el medio ambiente que empiezan a ganar terreno, como las esponjas marinas y las compresas de tela reutilizables.

Cada uno de ellos, como bien estarás pensando, tiene sus ventajas e inconvenientes, pero de eso hablaremos en otro post.

Cositas que nos ayudan
Además de los productos higiénicos y contra el dolor, hay otros artículos que nos pueden hacer la vida más fácil e higiénica.
  • Toallitas húmedas especiales para zona íntima femenina. Perfectas para cuando no hay papel higiénico o agua.
  • Gel para limpiar las manos
  • Bolsitas de plástico. Para depositar los productos sanitarios y transportarlos hasta que encontremos un contenedor de basura o papelera. Hay que cuidar el medio ambiente.
  • Pareo. Cuando no hay baño nos ayudan a que tengamos intimidad y poder cambiarnos.

Y tú, ¿tienes algún truco o consejo especial para cuando viajas con la menstruación?



Otros artículos que pueden interesarte:

Comparte en Google +
¡Hola! Soy Isabel y mi pasión es cruzar fronteras: físicas y metafísicas. Mi filosofía de vida es clara: invertir en ser, no en tener. Nací en Madrid y me siento en casa allá donde reposo mi equipaje. Viajar, explorar y recolectar experiencias y emociones es una necesidad vital; y es que me fascina esta pelota verde y azul en la que vivo. Voy a contarte mis vivencias para intentar transmitirte mi pasión por los viajes.

0 comentarios :

Publicar un comentario