Viajar proporciona más felicidad que casarse. ¿Será verdad?

Viajar proporciona más felicidad que casarse.
Viajar es una de las mejores cosas de esta vida. Quizás la mejor. Eso lo sabemos bien todas las viajeras y trotamundos. Es infinitamente más gratificante coleccionar momentos que cosas, pero parece ser que puede llegar a ser más estimulante que tener un hijo o casarse.

Según un estudio realizado por la compañía de reservas Booking, la experiencia de planificar, realizar y recordar un viaje es más placentera que otras cosas materiales. Pero no solo recorrer mundo y conocer países, sentir y aprender, es preferido por  muchos frente a acumular, sino que un gran porcentaje, además, lo prefiere a situaciones que nos han sorprendido mucho. Estos datos de los entrevistados dan buena fe de ello:
  • Para el 49% de los entrevistados, el impacto emocional de un viaje es o ha sido más fuerte que el día de su boda
  • El 51% lo consideran más valioso que una cita con su pareja o que encontrar un trabajo
  • Un 29% lo llega a sobreponer hasta a tener un hijo.
  • Más de la mitad prefiere viajar a comprar joyas o aparatos tecnológicos
  • Casi el 50% lo anteponen a realizar reformas en la vivienda.

¿Sorprendentes datos, verdad?

La encuesta refleja la opinión de 17.000 personas de 17 países de todo el mundo. Imaginamos que la mayoría de los entrevistados son viajeros y viajeras empedernidos y que los datos no reflejan el sentir de las personas a las que no les gusta viajar (parece increíble pero las hay...). No obstante, nos ha llamado la atención que para muchos entrevistados el secreto de la felicidad no sea casarse o tener un hijo, sino viajar. A nosotras, Mujeres Que Viajan, nos parece muy bien este resultado y estamos conformes con lo que dicen, aunque no creemos que las tres cosas sean incompatibles, ¿verdad?

Volviendo a la encuesta, los datos desvelan que los participantes en la encuesta aseguran que la felicidad que produce conocer nuevos destinos es más durarera que cualquier cosa material. No obstante, el estudio concluye que la verdadera felicidad se experimenta durante las vacaciones.

Viajar proporciona más felicidad que casarse o tener un hijo.

Nos quedamos con esa frase. Por eso, viaja. Lejos o cerca, viaja y date la oportunidad de ser feliz y regresar a los demas con más ganas, energía y felicidad.


Fuente de la información: La Vanguardia y 24 Horas


¿Qué opinas? ¿Crees que viajar proporciona más felicidad que casarse o tener un hijo? Puede ser, ¿verdad? Y si no, lee la historia de esta mujer rusa que empezó a viajar sola a sus 83 años y desde entonces no ha parado de conocer lugares y gente:

Baba Lena: la súper abuela trotamundos que viaja sola con 89 años



 
Comparte en Google +
¡Hola! Soy Isabel y mi pasión es cruzar fronteras: físicas y metafísicas. Mi filosofía de vida es clara: invertir en ser, no en tener. Nací en Madrid y me siento en casa allá donde reposo mi equipaje. Viajar, explorar y recolectar experiencias y emociones es una necesidad vital; y es que me fascina esta pelota verde y azul en la que vivo. Voy a contarte mis vivencias para intentar transmitirte mi pasión por los viajes.

0 comentarios :

Publicar un comentario